Colecciones

Mobiliario

Las primeras casas construidas por los colonos, en pleno bosque, fueron albergues muy rudimentarios y provisionales. Después de asegurarse que tenían un lugar donde vivir, los colonos recrearon el estilo de vida diaria que habían tenido en Francia. Inspirándose en los distintos estilos de sus provincias de origen, los recién llegados se rodearon de un mobiliario adaptado al clima y a los materiales disponibles. Poco a poco, llenaron sus hogares con un mobiliario variado y útil: cofres, armarios, arcones, muebles para guardar la ropa, huchas, banquetas, mesas, taburetes, sillones, sillas, relojes y objetos comunes y de decoración. Al mismo tiempo, las parroquias y las comunidades construyeron muebles para adornar sus capillas e iglesias.

La colección del museo consta de mobiliario profano y religioso. La versión en francés e inglés contiene dos fotografías relacionadas.